Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez”

Lesiones de la 4T a la educación

Por: @S.G.

Diciembre 06, 2021


Lesiones de la 4T a la educacin
Después de una pandemia mal controlada, la educación mexicana ha sido fuertemente lacerada, gracias a la política de austeridad y de transferencia monetaria del gobierno morenista, a pesar de sus frecuentes intentos por colocar un telón teatral ante la cruda realidad.
Por donde sea que miremos al sector educativo, si lo hacemos de forma aunque sea medianamente minuciosa, nos daremos cuenta de que es en extremo preocupante el atraso que se está viviendo. La titular de la Secretaría de Educación Publica, Delfina Gómez, en el reciente Congreso Internacional de Innovación Educativa, llevado a cabo del 1 al 3 de este mes, dijo que durante la pandemia fue posible llegar a casi la totalidad de los hogares con acceso a recursos como medios de comunicación electrónicos, públicos, privados y comunitarios. Además expresó: “en la SEP seguiremos trabajando para ofrecer una educación de excelencia, inclusiva y con equidad”. Esperen, sí, qué buen discurso, pero ¿y los hechos? Aquí van algunos datos que a la responsable de la SEP se le están pasando: según una encuesta de 2020 de la Universidad Iberoamericana y la UNICEF, en México, el 78.6% de las personas reportaron dificultades para continuar con la educación de niños y adolescentes en casa, debido a que el 48.5% carece de computadoras e internet y el 31.4%. Solo el 47,7% de las zonas rurales de México tienen acceso a internet, según el Inegi; de igual forma, muestran que más de 16 millones de hogares no tienen conexión a internet. Tal parece que a este gobierno y a sus vástagos les gusta “señalar lo bueno” sin atacar los problemas que, de hecho, existen.
En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2022 se observó un incremento a la educación de 1.9%, sin embargo, este aumento únicamente aplica para programas de subsidios como los programas prioritarios de becas, pero nada viene de programas que puedan atender el rezago educativo que ha dejado la pandemia, principalmente en escuelas con graves necesidades, para poblaciones indígenas, de niñas y niños con discapacidad, tampoco hay proyectos de recuperación de aprendizajes.
El PEF no da soluciones a las necesidades de los estudiantes, no alcanza el presupuesto para la capacitación continua de los docentes y definitivamente no toma en cuenta estrategias que hagan regresar a quienes desertaron de las escuelas. Las desaparición de programas como el Programa para la Atención a la Diversidad de la Educación Indígena (PADEI), el Programa Atención Educativa de la Población Escolar Migrante (PAEPEM) y el Programa de Desarrollo de Aprendizajes Significativos de Educación Básica (DASEB), destinados atender a estudiantes en las zonas de mayor marginación, se traducen en todavía menos oportunidades para estos sectores de la población.
Otro datos: según Mexicanos Primero, en tres años se han esfumado 21,982 mdp (alrededor 567,000 por plantel educativo) de nueve programas que contribuían a la mejora educativa y se han desaparecido nueve programas, de los cuales cinco significaron una disminución de 21,982 millones de pesos durante 2021 que afecta a 37,570 escuelas y 4.3 millones de niñas, niños y jóvenes.
Todo esto ya es alarmante: el derecho a la educación de millones de mexicanos está siendo fuertemente violentado; sin embargo, hay otros asuntos también preocupantes que tiene que ver con la educación: Nora Lustig, profesora de Economía latinoamericana, expuso que la crisis educativa provocada por la pandemia tendrá grandes efectos económicos en el país, a mediano y largo plazo. Significa un incremento en la desigualdad de oportunidades y puede también traducirse en un incremento importante en la desigualdad de los ingresos laborales.
Como vemos, la pandemia tuvo fuertes repercusiones sobre el sector educativo y los tendrá en el sector económico, pero no podemos ignorar a quiénes tuvieron el deber de ofrecer condiciones a todos los estudiantes del país para que la educación a distancia fuera de excelencia, como sostiene Delfina Gómez, aún con 5.2 millones de niños, adolescentes y jóvenes entre los 3 y los 29 años que no se inscribieron al ciclo escolar 2020-2021 por motivos económicos y por causas de la COVID-19. No estamos de acuerdo con el discurso alentador y los resultados lastimeros en la educación mexicana. El Gobierno de la 4T no se ha preocupado hasta ahora por el desarrollo de los hijos del pueblo mexicano y no lo hará, si no exigimos, unidos y organizados, lo que por derecho corresponde.

FNERRR TV

VII Espartaqueada Nacional de Matemáticas