Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez”

Sobre la injerencia del gobierno en la autonomía de las universidades

Por: @Isaías Chanona Hernández

Octubre 08, 2021


universidades

Es un tema bastante tratado sobre el nivel educativo de nuestro país, si bien es cierto que en general hay rezago educativo a nivel nacional según estudios internacionales como la prueba Pisa de la OCDE, también hay aspectos positivos y relevantes, sobre todo en la educación superior. En nuestro país tenemos instituciones educativas que son vanguardia en muchos sentidos y son competitivos a nivel internacional, has sido factor clave en la capacidad competitiva y un factor de calidad de vida en cada uno de sus entornos, por mencionar algunas escuelas (públicas), está la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la Universidad Autónoma Chapingo (UACH) entre otras instituciones educativas de las entidades.

Una de las cuestiones fundamentales que ha permitido que se desarrollen estas universidades cuantitativa y cualitativamente es su autonomía, porque tiene la facultad y la responsabilidad de gobernarse a si mismas, educan, investigan y difunden la ciencia y la cultura, respetan la libertad de catedra e investigación, discuten problemas, determinan sus planes y programas, deciden sobre su personal académico, administrativo y manual y, por ende, administran su patrimonio y presupuesto que se les asigna en cada ejercicio del Presupuesto de la Federación. Lo anterior suma a que estas instituciones tengan alto grado de fortaleza y esto mismo, permite que se vayan adaptando a las circunstancias complejas para la supervivencia en la creatividad de la ciencia y de la cultura respetando estrictamente la pluralidad, la diversidad de ideas en un marco crítico.  

También se sabe que las universidades siempre potencian la productividad porque general conocimiento y tecnología, produce profesionales preparados para gobernar al país y para el mercado laboral, forman un perfil en la sociedad, por lo tanto, la autonomía también combate que en las instituciones de educación superior se genere cualquier indicio de dogmatismo o se subordine a una ideología, a un régimen o a un partido político, todo esto a través de la democracia y el respeto a la diversidad de ideas. Las universidades han tratado de garantizar estabilidad, ante muchos embates de organismos externos, grupos de poder, etc., esta lucha ha sido complicado porque son cada vez mas fuertes, sin embargo, relativamente, se ha alejado el acomodo político, en buena medida por la participación de la comunidad universitaria. 

Preocupa demasiado cuando ciertos grupos políticos o de poder empiezan a condicionar, acosar, restringir o acusar a las universidades de cualquier índole sin ninguna prueba. Por ejemplo, se sabe que una de las primeras herramientas es recortarles el presupuesto, luego se acusa a altos directivos de malversación de recursos y/o corrupción, posteriormente se arman grupos disidentes o porriles al interior de las universidades, etc., pero como en todo, al tiempo llegan a relucir que muchas veces, las medidas o acusaciones son orquestadas por grupos políticos con el fin de controlar determinada casa de estudios. Por ejemplo, la injerencia de Barbosa en la BUAP en donde los académicos han denunciado persecución política y represión sin ninguna prueba, salvo las acusaciones desde las mañanera; las disputas del titular del poder ejecutivo del estado de Jalisco en la Universidad de Guadalajara (UdeD) debido a los ajustes a la baja que se realizaron al presupuesto aprobado a finales del año pasado. 

En estos días, de manera sorpresiva, vimos en las noticias que cientos de estudiantes del Instituto Politécnico Nacional salieron a manifestarse a las principales avenidas de la Ciudad de México hasta al Palacio Nacional para exigir un alto inmediato a la intromisión del gobierno porque mediante una iniciativa en el Congreso de la Unión quieren modificar la Ley Orgánica sin consultarle a la comunidad de IPN. Resulta que el Congreso de Hidalgo aprobó el 3 de septiembre una iniciativa que pretende derogar la presente Ley Orgánica del IPN, publicada en 1981, tal iniciativa fue presentada por los diputados de Morena, Ricardo Raúl Baptista González y Noemí Zitle Rivas. Inmediatamente el IPN rechazó “categórica y enérgicamente” la iniciativa impulsada por legisladores de Morena que busca modificar su Ley Orgánica y exhortó al Congreso de la Unión a no dar entrada a iniciativas que lesionan su historia y que no provengan de su comunidad.

Al siguiente día, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al ser cuestionado por este tema, respondió   que el instituto “funciona bien, pero vamos a ver qué opina la maestra Delfina (...) Yo estoy con el director del IPN, lo apoyo porque lo considero un profesional, una gente seria”. Después hizo comentarios acerca de la creación e importancia del IPN para formar profesionales, pero en general, según él, desconoce el tema ¿será? ¿no que estaba muy informado acerca de las cuestiones trascendentales del país como algún día lo manifestó expresamente en público? Al decir que verán qué opina Delfina Gómez ¿realmente pasará eso? Ya lo veremos, lo que nadie debe ignorar es que AMLO es un Judas Iscariote demostrado y que cambia de opinión y niega sus afirmaciones y actos de manera descarada, mientras tanto, la comunidad politécnica debe estar atenta y alerta a lo que ocurra. Por nuestra parte, nos solidarizamos con la comunidad estudiantil ante cualquier atentado contra su honorable casa de estudios, en las filas de nuestra federación están muchos estudiantes politécnicos que nos han expresado su preocupación, estaremos atentos también porque la razón de ser de nuestra federación es defender los intereses del estudiantado nacional. 


FNERRR TV

VII Espartaqueada Nacional de Matemáticas