Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez”

EL OTRO LADO DE LA PANDEMIA, ENFERMEDADES MORTALES

Por: @Profa. Deysi Chávez Castillo

Octubre 20, 2020


MICH

Cuando se inició el confinamiento a mediados de marzo de este año, jamás pensamos que se extendería tantos meses. Se ha mencionado que tal vez las actividades escolares presenciales se reinicien hasta el 2021, y esto ha generado gran preocupación entre docentes, alumnos y padres de familia, y surgen interrogantes como: ¿Van a aprender realmente los estudiantes? ¿Todos tendrán acceso a las clases? ¿Cómo será la evaluación?, entre otras.

Sin dejar a un lado el área económica, donde también hay demasiada preocupación, ya que expertos mencionan que la recuperación después de la pandemia puede durar años e incluso décadas. Y el pensar en el futuro realmente ha causado zozobra, estrés y pensamientos negativos, provocando problemas como ansiedad, depresión y ataques de pánico, por mencionar algunas.

El escuchar, ver y oír noticias acerca de la enfermedad del COVID-19 genera demasiado estrés en algunas personas, que se les es difícil controlar sus emociones negativas, esto puede depender del apoyo social de familiares o amigos, su situación financiera, su salud y antecedentes, la comunidad en la que vive y muchos otros factores. Los cambios que pueden suceder debido a la pandemia del COVID-19 y la manera en que intentamos controlar la propagación del virus pueden afectarnos a todos.

Debido a que la sociedad mexicana es considerada más ¨sociable y amigable¨ que en otros países, pueden presentarse con mayor frecuencia manifestaciones de ansiedad, temor, incredulidad, agresividad, apatía y soledad.

Dunia Pintado, presidenta de la organización Voz Pro Salud Mental,  menciona que el confinamiento obligatorio hace que la gente pierda su actividad normal y se desorganice. Esto genera cambios en el humor, en el estado de ánimo y en el sueño, sobre todo en el caso de los jóvenes y adolescentes que siempre están muy activos e incluso también en las personas mayores están sometidas a una situación de mayor tendencia hacia la ansiedad y la desesperación. La pérdida del apetito y la falta de sueño han sido otras de las afecciones que sufre la sociedad mexicana, aún en personas que anteriormente no habían presentado estos síntomas.

Otro de los sectores afectados son los niños, ya que sus actividades diarias se vieron interrumpidas por esta situación; ya no ven a sus amigos, no pueden salir a jugar como habitualmente lo hacían, ven a los mayores hablando sobre situaciones que aún no logran comprender.

Una situación lamentable es ver en redes sociales, noticieros o periódicos, sobre el aumento de personas con enfermedades mentales en comparación con años anteriores, que en ocasiones no son detectadas y tratadas a tiempo y pueden desembocar en suicidios.

Desgraciadamente en nuestro país los recursos destinados para tratar este tipo de enfermedades no son suficientes y en ocasiones nuestra sociedad subestima las consecuencias que pueden ocasionar estos padecimientos. Desde las instituciones educativas se muestra la falta de atención a esta área ya que en la mayoría de estas no se cuenta con el apoyo psicológico necesario.

Tal vez nuestros gobernantes deberían tomarse más en serio esta situación y más aún después de concluir el confinamiento obligatorio, ya que será difícil para muchas personas retomar las actividades con la nueva normalidad y superar las pérdidas económicas y familiares que sufrieron durante la pandemia.

Mientras tanto no debemos descuidar nuestra salud mental, podemos realizar actividades dentro de casa que nos ayudarán a sobrellevar está situación, como leer, realizar ejercicio, hacer video llamadas con nuestros seres queridos y no organizar nuestro tiempo, sin destinarle demasiado al trabajo o a pensamientos negativos.


FNERRR TV

VII Espartaqueada Nacional de Matemáticas