Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez”

EMSAD y TBC, los bachilleratos más maltratados por las medidas de la 4T

Por: @Iván Martínez Tadeo

Junio 20, 2020


fnerrr sep

El 20 de marzo pasado, más de 36 millones de estudiantes de todos los niveles suspendieron actividades presenciales, esto, como medida de prevención ante la pandemia del SARS COV-2 o también llamado coronavirus. Para no perder el ciclo escolar, la Secretaría de Educación Publica (SEP) activó un sistema de educación a distancia orientado principalmente hacia los más de 25 millones de estudiantes de los niveles básico y medio superior. El programa “Aprende en casa” decretado por la SEP, es una medida que a simple vista es una muy buena opción para que los estudiantes puedan continuar con sus clases de manera virtual durante la pandemia. Pero resulta que el programa “Aprende en casa” es una medida clasista, la cual afecta a miles de estudiantes que no tienen internet ni pueden comprar los materiales necesarios que se necesitan para esta nueva modalidad de aprendizaje, y esto es así, debido a que no cuentan con los recursos suficientes para comprarlos.

De acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, aplicado en el 2019 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 80 por ciento de los estudiantes del estrato socioeconómico bajo no dispone de computadora en su casa, el 76.7 por ciento no tiene Internet y el 24.6 por ciento no cuenta con televisión, esto sin mencionar la disponibilidad de canales, la calidad a conexión de Internet y la carencia de dispositivos móviles.

Al tener conocimiento de estos datos aportados por el INEGI, vemos claramente que el programa “Aprende en Casa” choca con la realidad, porque es evidente que no todos los estudiantes se encuentran con las condiciones necesarias para poder llevar a cabo sus clases de manera virtual. Al parecer el Gobierno de la 4T, no contempló este problema en el que se encuentra un gran número de los estudiantes. Aquí vemos el carácter clasista que he denunciado.

En el estado de Colima, los que han resultado más afectados por esta situación son los estudiantes de los Tele-bachilleratos Comunitarios (TBC) y de Educación Media Superior a Distancia (EMSAD).

Según datos de la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS), los Tele- bachilleratos Comunitarios son una opción educativa creada por la Secretaría de Educación Pública (SEP), para ofrecer servicios de Educación Media Superior a las comunidades rurales más apartadas del país que cuentan con menos de 2,500 habitantes, y que no disponen de servicio de bachillerato en un radio de 5 kilómetros, además, aprovechan la infraestructura ya establecida en las secundarias o telesecundarias.

El subsistema de EMSAD, es un servicio que inició como una opción para ampliar la cobertura de bachillerato, específicamente en las localidades que tienen hasta 5 mil habitantes, proporcionando un bachillerato general para dotar a las y los estudiantes de los aprendizajes necesarios para integrarse al campo laboral y/o profesional.

Por lo tanto, ante las consecuencias que ya todos conocemos de la pandemia, los alumnos de estos bachilleratos no han podido recibir sus clases de manera virtual, por lo tanto, los maestros se ven obligados a utilizar otros mecanismos, por ejemplo, para enviar las tareas a los alumnos, lo hacen por vía whatsApp, y a falta de computadoras, los estudiantes deben realizar sus trabajos en hojas blancas, y al terminar, deben tomarle una foto a lo que hicieron para mostrar el cumplimiento, y se la envían a sus maestros correspondientes por esta misma vía.

El artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, decreta que toda persona tiene derecho a recibir una educación de calidad. Pero en los TBC y en los EMSAD, yo creo que esto no se cumple.

Al paso de los años, los gobiernos han maltratado cruelmente estos bachilleratos, y ahora, con la pandemia del SARS COV-2, se implementa el programa “Aprende en casa” por la Secretaría de Educación Pública, con el cual, vuelven a ser maltratados. Los gobiernos se han olvidado de todos los alumnos que forman parte de estos planteles, y esta situación es preocupante, porque estos jóvenes deben estar también bien preparados, porque serán ellos los que el día de mañana tomen las riendas de este país.

La Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios ¨Rafael Ramírez¨ (FNERRR), preocupada por el desarrollo académico de los estudiantes en general, se dio a la tarea de realizar una campaña nacional, a través de la cual exigimos internet gratuito por medio de carteles, cartas, videos de estudiantes y padres de familia.

El Gobernador Ignacio Peralta Sánchez, anunció que las clases terminarían el 17 de julio, y hasta el momento no se ha puesto atención en la demanda reclamada de internet para todos los estudiantes. Urge que el gobierno estatal y federal se pongan a trabajar para solucionar esta importante carencia social, porque, además, si en el nuevo ciclo escolar de agosto aún nos encontramos en peligro respecto a la pandemia, las clases deberán seguir siendo virtuales, y los estudiantes de los TBC y EMSAD, seguirán siendo afectados terriblemente por no contar con los materiales necesarios.

Es importante tener en cuenta que si el Gobierno de la 4T no hace caso a las peticiones de los estudiantes, será necesario continuar con las protestas, y de no encontrar respuesta ni sensibilidad de parte de los gobiernos actuales, exigiremos su renuncia inmediata, para dar paso a políticos que verdaderamente tomen en cuenta a los hijos del pueblo trabajador.

 

FNERRR TV

VII Espartaqueada Nacional de Matemáticas